¿El Azúcar, Adicción o Alimento? en 2022

La literatura sugiere que el azúcar es un carbohidrato, llamado también, monosacárido que tiene sabor dulce, lo que nosotros exponemos en este artículo es si el azúcar crea adicción o es un mero alimento.

Se encuentra en muchas formas diferentes, pero los principales tipos de azúcares son la sacarosa o azúcar de mesa, glucosa (también conocida como dextrosa), la fructosa y la galactosa. En el organismo la sacarosa o el azúcar común se hidroliza en fructosa y glucosa.

Azúcar, adicción
Azúcar

 ¿El azúcar crea adicción?

Los especialistas en la materia manifiestan que los azúcares añadidos "aportan cero nutrientes" y siendo solo calorías vacías "que pueden generar kilos de más, o incluso obesidad, lo que reduce la salud del corazón". (American Heart Association)

El término "azúcares libres" se refiere a la sacarosa, la fructosa y la glucosa añadidas a los productos alimentarios y a las bebidas.

La terminología no es aplicable a los azúcares que están disponibles naturalmente en frutas frescas, verduras o leche porque no hay evidencia que se asocie el consumo de estos azúcares con efectos adversos, según estudios científicos recientes.

Los productos con azúcares añadidos suelen ser escasos nutricionalmente y esto se refiere al aporte de vitaminas o minerales que necesitamos diariamente; un consumo excesivo puede provocar desnutrición, déficit de vitaminas, minerales, etc.

Además, recordar que tienen una estrecha relación con la mayor probabilidad de sufrir una enfermedad cardiovascular y resistencia a la insulina, lo que multiplica las posibilidades de padecer diabetes mellitus o de tipo 2.

Conocer la cantidad de azúcares existentes de los productos alimentarios y bebidas que consumimos es esencial y vital para nuestra salud, aún más porque existe una gran cantidad de productos que tienen azúcares añadidos bajo diferentes nombres.

Estudios recientes advierten que, posiblemente, el azúcar es uno de los productos más peligrosos que podemos tomar, y podría causar una adicción que es difícil de quitarse.

Lo preocupante es que se halla en casi todos los alimentos procesados que compramos, solo hay que mirar la etiqueta del contenido de los productos para darse cuenta hasta dónde llega el alcance del problema.

Por desgracia, hay un importante número de estudios, que prueban el daño que el azúcar provoca en la salud humana y que la industria azucarera ha logrado ocultar.

Los productos alimentarios que, consumidos diariamente, tienen un importante impacto en la salud intestinal y suprarrenal, en el cerebro y el metabolismo celular, (“somos lo que comemos” literalmente), lo cual afecta a la salud, a la producción de energía, y capacidad diaria para ser eficientes en el trabajo o en el hogar.

El azúcar se localiza en alimentos procesados de todo tipo: pan, pasta, dulces, bebidas gaseosas, zumos, snacks y patatas fritas, salsas, condimentos y carnes como embutidos, incluso, algunos jamones envasados llevan azúcar, etc.

También, los alimentos para bebés están repletos de azúcares, (he visto una marca que no voy a mencionar el nombre, que por 100g de leche para recién nacidos, tenía 54g de azúcar, más de la mitad de los 100g era azúcar), activando así el sistema de recompensa cerebral y aumentando el antojo de los alimentos azucarados en los bebes.

¿Cómo era posible? Porque los bebes de hoy, son los futuros clientes de mañana, tiene lógica, ¿no?

Los estudios científicos han demostrado que el azúcar es adictivo.

El azúcar se define como una sustancia que libera opiáceos y dopamina y, por consiguiente, se podría esperar que tenga un potencial adictivo. La teoría se expone de que el consumo excesivo e intermitente de azúcar puede tener efectos dopaminérgicos, colinérgicos y opiáceos que son equivalentes a los psicoestimulantes y los opiáceos, sin embargo, de menor magnitud que las drogas. (Neurosci Biobehav Rev. 2008; 32 (1): 20-39.)

El azúcar estimula el sistema de recompensa del cerebro.

Para descubrir porque tomar azúcar provoca adicción, el investigador Falk Kiefer expuso a los pacientes con sobrepeso u obesos a una sesión de resonancia magnética cerebral y observó sus reacciones cerebrales al mostrarles imágenes diferentes de dulces, pasteles, tartas y helados.

A raíz de este experimento, Kiefer descubrió que las imágenes activaban el llamado sistema de compensación del cerebro en aquellas personas que mostraban problemas vinculados con la alimentación. Además, el cerebro reaccionaba de modo distinto cuando les enseñaban imágenes de verduras o carne.

En las zonas cerebrales implicadas en el sistema de compensación se observó que se producía una mayor actividad cuando se contemplaban los productos dulces.

En los casos estudiados por los investigadores se advirtió una liberación de dopamina, que es un mensajero químico, (neurotransmisor) responsable del placer y la motivación, junto con la endorfina, que es responsables de la sensación de felicidad; estimula el sistema nervioso central produciendo una sensación de satisfacción y bienestar.

Una respuesta semejante a los efectos que producen el alcohol, las drogas y la nicotina en personas.

Los escáneres cerebrales revelan que, en toda clase de trastornos de adicción, el cerebro se ve afectado por la disminución de los receptores de dopamina en el cerebro, en consecuencia, las señales de dopamina se envían más débiles entre células. Esto es el daño que hace el azúcar al cerebro, precisamente lo mismo que la cocaína, el alcohol y el tabaco.

Si contrastamos un cerebro normal, con otro de una persona obesa (que toma azúcar) y de un adicto a cocaína, el cerebro normal contiene mucha más cantidad de dopamina, la sustancia resaltada en color rojo. (Ver abajo Fig.4.1).

azúcar, adicción

(Fig. 4.1 Resonancia cerebral)

Esta sustancia química se crea en la parte del cerebro que está asociado con el sistema de recompensa del mismo, explica el rotativo Mic Daily.

Una investigación de la Universidad de Connecticut, en 2013, desvelo que los alimentos con alto contenido de grasa/alto contenido de azúcar, estimula el cerebro y tiene la misma capacidad de ser tan adictivos como la cocaína; estimulando el cerebro del mismo modo que lo hacen las drogas.

Esto puede explicar por qué hay personas que no pueden resistirse a estos alimentos pese al hecho de que saben que son malos para ellos.

Expertos en la materia opinan que, aunque se asocia riesgos considerables para la salud al tomar drogas como la cocaína, etc., los alimentos altos en grasas/altos en azúcares pueden presentar un peligro aún mayor por los accesibles y de bajo coste que son; los comercios están repletos y a disposición del cliente.

¿Cuál es la gravedad de la adicción al azúcar?

Un estudio publicado en Population Health Metrics sugiere que entre 21% y 33% de los estadounidenses tendrán diabetes. Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades estiman un aumento de doble o triple, el número de la población estadounidenses con diabetes para 2050, enfermedad derivada del consumo excesivo y prolongado de azúcar.

Un estudio realizado reciente indica que la cantidad de azúcar normal consumido por persona y día es de 10,5 gramos. A primera vista con soló este dato podríamos decir que nos encontramos dentro del rango normal, no es alarmante; pero hay que ser conscientes de que no se tiene en cuenta el azúcar que está presente en los alimentos.

Los productos más evidentes que están llenos de azucares son los refrescos, las gominolas, golosinas o chucherías, mermeladas con azúcar, pasteles o galletas, etc. Pero, hay otros productos que contienen una cantidad considerable de esta sustancia y que muchas veces no nos damos cuenta de que lo tiene: pan de molde o tipo hot-dog, hamburguesas, pizzas, bollos de todo tipo, galletas saladas, cereales de desayuno, zumos de frutas comerciales, snacks, salsas como el kétchup, etc.

"El alcohol" de la infancia

Las bebidas azucaradas están consideradas «el alcohol de la infancia» que nuestros hijos toman en el mundo moderno.

Un estudio publicado en una revista científica, sugiere una relación entre tomar más de un refresco al día y un mayor riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas y diabetes. (American Heart Association)

Sorprendente es la cantidad de azúcar que contienen algunos refrescos, una media de 33g - 35g de azúcar por lata. Y una cucharadita de azúcar tiene una media de 4 gramos de azúcar.

La OMS recomienda reducir el consumo diario de azúcar al 5% de la ingesta energética diaria; eso equivaldría a 6 cucharaditas de azúcar diarias, que sería 24g diarios, esto también, incluiría el azúcar añadido a los alimentos, que es más difícil de calcular y saber.

Un estudio estadístico español sugiere que la ingesta de azúcar diaria en España se eleva a la cifra de 94 gramos en adultos, lo que es más de tres veces el consumo recomendado por la OMS. Increíble, ¿verdad?

El consumo excesivo de azúcar es una de las causas más comunes de que la población española como otros países europeos sufra de sobrepeso u obesidad, tanto en adultos como en niños.

El azúcar se usa extensamente en la industria, y tiene muchos usos además de dar sabor dulce. La industria agroalimentaria emplea mucho el azúcar porque es barato; para la elaboración, transformación, preparación, conservación y envasado de diversos alimentos de consumo humano y animal, tales como conservas, bebidas, aceites, lácteos, etc.

Entre otras labores que se le da al azúcar, está la de absorber o disminuir la humedad, en los productos de panadería, (se utiliza en las masas batidas y fermentadas como conservador); el de reducir la acidez en los yogures, aunque sean 0% grasa; conservar ciertos alimentos enlatados como verduras, hortalizas, salsas, mayonesas, comida preparada o las frutas en el caso del almíbar; la de evitar que se formen cristales en los helados y potenciar su consistencia cremosa e incluso sirve para dar color a la corteza de algunos alimentos, como arándanos, dátiles, orejones de albaricoques glaseados, etc.

Según advierten expertos nutricionistas, en el caso del kétchup puede tener más de 20g de azúcar por cada 100g de producto y el tomate frito, puede contener alrededor de 8g de azúcar por cada 100g. Esto es algo que la gente no sospecha ni lo saben.

El azúcar se añade a los productos alimentarios para ser más atractivos y así vender más.

Hay informes que manifiestan que, el pan que consumimos diariamente, sobre todo el pan de molde está cargado de azúcares añadidos, en cuya masa se añaden 3 gramos de azúcar, además lo verdaderamente preocupante es que en algunos yogures con 0% materia grasa de 150g podemos encontrar hasta 20g de azúcar. (Action on sugar)

A parte de la obesidad/sobrepeso y la diabetes, el azúcar puede afectar agudamente al metabolismo, afectar la función cerebral y hacer que sea más susceptible a las enfermedades del corazón y el cáncer, además, estar predispuesto al hipotiroidismo.

Las investigaciones confirman claramente que el azúcar refinado, cuando es tomado en cantidades excesivas, fomenta la disfunción mitocondrial, alterando el suministro de energía a las células del organismo (disminución de la respiración celular), de este modo podrían afectar muchas funciones corporales.

Lo interesante e importante es saber que, los investigadores han demostrado que el azúcar daña al buen funcionamiento de las células, sin importar lo saludable que te encontrabas antes de comenzar a llevar una alimentación deficiente.

El jarabe de maíz de alta fructosa puede reducir la insulina circulante y los niveles de leptina, lo que contribuye a un mayor peso corporal. (Neurosci Biobehav Rev. 2008; 32 (1): 20-39.)

La leptina es una hormona producida por las células grasas que ayuda a regular la sensación de hambre, los niveles de grasa almacenada en el cuerpo, y el peso corporal. (Instituto Nacional de Cáncer)

Según, un estudio realizado por la Universidad de Princeton, el consumo del jarabe de maíz de alta fructosa está relacionado con la actual epidemia de obesidad.

Se demostró que aumenta la grasa corporal, también el colesterol y los triglicéridos, incrementando las posibilidades de infarto, particularmente en mujeres. En niños provoca hiperactividad, déficit de atención, dolores de cabeza, etc.

La enfermedad cardiovascular aterosclerótica es una de las principales causas de muerte en Estados Unidos.

Hay una creciente evidencia de que la aterosclerosis comienza en la infancia con sus condiciones asociadas como obesidad, hipertensión, diabetes mellitus tipo 2 y enfermedad hepática grasa no alcohólica. (Circulatión. 2017; 135: 1017-1034)

Cuando se consume excesivas cantidades de azúcar, también, hay un mayor riesgo de algunos tipos de cánceres. Investigaciones con relación a la función de las mitocondrias en las células cancerígenas nos señalan que estas células se alimentan del azúcar. (Nutritional Oncology,2008, Cancer Cell Metabolism)

Las recientes investigaciones han confirmado que las células cancerígenas necesitan del azúcar para alimentar sus funciones celulares. La mayor parte del combustible que devoran estas células que proliferan rápidamente, es la glucosa. (Dev Cell. 2016 Mar 7; 36(5): 540–549.)

Cuando tomamos una fruta no estamos ingiriendo sólo fructosa sino también fibra, hidratos complejos, micronutrientes con función antioxidante y fitonutrientes beneficiosos para el cuerpo, esta es la diferencia entre tomar azúcar natural de la fruta u otro sintético con cero nutrientes.

Últimamente en los comercios cada vez más veo diferentes marcas de azúcar integral que es menos dañino por ser integral que el refinado, pero yo prefiero el azúcar de coco para café y la stevia en hoja para preparar mis tés, son más saludables.


¿Si tienes hipotiroidismo y estás listo para tomar las riendas de tu salud y tratar los síntomas de tu enfermedad?

¡Excelente! Porque he subido un video online donde explico los diferentes tratamientos para obtener un cambio radical y extraordinario en tu salud en un tiempo récord.

Haz clic aquí para verlo tu misma. Después de ver este video te sorprenderás de lo fácil que es dar un giro de 180 grados a tu salud; llenarte de vitalidad y energía para tu día a día. ¡Eso no te parece asombroso!, ¿verdad?

Y, sin embargo, la mayoría de las personas se conforman con tomar un puñado de pastillas que le receta su médico y sobrevivir con sus limitaciones porque no tiene otra.

Pero, yo estoy aquí para decirte que no es así, y que hay una alternativa 100% natural que hará que te olvides de aguantar tu enfermedad por obligación.

Haz clic aquí y ahora para descubrir lo que la industria farmacéutica no quiere que sepas y que te abrirá los ojos en un instante, para que encuentres tu camino hacia una vida plena, llena de salud para disfrutar con los tuyos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *